Los Caminos de la Vida

Conversacion sobre la vida
Te Anau, South Island, New Zealand

        -“Mijo escucha lo que te tengo que decir que es por tu propio bien (y por mi propio bien por extrapolación del tuyo).

La vida no es exactamente como un paseo o unas vacaciones. No puedes simplemente pedir direcciones a cualquier persona con la que te vayas a topar y tampoco podrás irte de vuelta a casa cuando se te antoje hacerlo o cuando algo, bueno o por lo general malo (en cuanto a los motivos que te lleven a querer volver a casa), decida suceder.

Existen infinitas cantidades de caminos que puedes tomar, estos últimos también recorren diferentes distancias a lo largo y ancho del mundo que nos rodea y tenemos la dicha de habitar. En tus tribulaciones, que espero sean numerosas y fructuosas tanto en el plano moral como intelectual, encontrarás también atajos, calles sin salidas, caminos que no llevan a ninguna parte y caminos tan recorridos que ya hasta el pavimento que los representó dignamente alguna vez se encuentra hoy desgastado, con delimitaciones físicas apenas visibles y sembrados de hoyos y huecos ellos todos más visibles los unos que otros y en un estado general bastante deplorable (así como el cerebro y la moral de las personas que suelen practicarlos pero ese ya es otro asunto).

Haz lo que quieras mijo, tu vida es tuya y no me pertenece ni a mí ni a tu madre en cuanto a mí concierne ya que no decidiste existir. Esa decisión la tomamos tu madre y yo. Pero si te recomiendo sigas los caminos menos frecuentados; me refiero a aquellos que llevan a lugar menos comunes, aunque a veces más apartados y remotos, ya verás que cuando menos se sospecha se llega a destinos increíbles a conocer a gente increíble y a hacer cosas increíbles. No seas un transeúnte ovino más del montón en la carretera donde los huecos que parecen crecer cada día en cuanto a números y tamaños no se hallan únicamente en la pista sino también en las cabezas de la gente que se amontona con vacío por cerebro en sus cráneos.

Si alguna vez notas que vas por un camino arriesgado, sopesa tus opciones con soberbia; a veces descansar antes de seguir es una buena idea, otras veces es mejor devolverse con rapidez y probar con otra ruta. Si alguna vez estás atascado no te debatas. Sólo te cansarías. Toma tu tiempo y sal de allí, devuélvete por donde viniste y prueba otra vez.”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s